lunes, agosto 24

Necesidad de vos

La necesidad toco a mi puerta, me reclamaba compañera y fiel, me pretendía alegre y vivaz, etérea y terrenal, preferentemente no quería mis sueños cansados pero sin embargo, me quería. Me anhelaba para hoy, pero explico que podía esperar hasta mañana. La necesidad toco a mi puerta y se parecía tanto a vos.

4 comentarios:

Cielo Violeta. dijo...

Qué perversa la necesidad!

Enric Pérez dijo...

Por eso, de la necesidad hay que hacer virtud.

Clara Castillo dijo...

Qué bonito! Me gustan tus escritos!!
Abrazo

REFLEJO DE YO dijo...

NI SUEÑOS CANSADOS
NI DEDOS TACITURNOS
SOLO ALEGRE Y VIVAZ
MMMMM
PERO SIN SABERLO
TODO DE SILENCIOS SE LLENO