domingo, agosto 9

Espejos

Quien lo iba a pensar, que sonaría con perderme en tu pecho viril y ahogarme en tus ojos. Me gusta acurrucarme en vos y mirar en el espejo, ese costado que no me dejas ver, ese costado que supuestamente nadie conoce. Mi boca quizás hable de más, pero es que tus dedos me confunden y me hacen volar sin escalas. No, no me mires en el espejo, esa que ves no soy yo, la que te mira tiernamente y se muere por gritarte obscenidades no soy yo. Yo soy esta que se esconde atrás de vos, que solo ves sus piernas rodeando tu cintura y que brilla por la transpiración.

2 comentarios:

El Conde de Dinamarca dijo...

Che, posta que estás escribiendo muy bien últimamente. Escritos leíbles, cortos. Congratuleiyons.

nat dijo...

la experiencia y un buen muso hacen estragos en mi.